La Cámara de Madrid paga tres millones en alquileres pese a tener inmuebles propios vacíos

18 01 2011

Todo un exceso. La Cámara de Madrid ha pagado durante años más de tres millones de euros anuales por el alquiler de su sede, situada en las inmediaciones del Palacio Municipal de Congresos y el recinto ferial. Un desembolso efectuado religiosamente en los últimos ocho ejercicios al tiempo que la corporación mantenía vacíos edificios propios que forman parte de su patrimonio. “En efecto, esa es la cantidad que ha venido costando el alquiler, aunque este ejercicio la hemos reducido hasta 2,7 millones”, explica Arturo Fernández, actual presidente de la Cámara, que prepara una nueva mudanza dentro de un duro plan de ajuste.

En el año 2003, con Fernando Fernández-Tapias como presidente, la Cámara abandonaba su sede del histórico Palacio de Santoña, en la calle Huertas, y se acomodaba en las inmediaciones del Ifema. Dejaba atrás una construcción del siglo XVI rematada por el arquitecto madrileño Pedro de Ribera para ubicarse en un edificio impersonal de la periferia capitalina, cerca de los dominios de Endesa o Iberdrola. “Se argumentaron problemas de seguridad”, explican fuentes conocedoras de aquella decisión. Y de no pagar nada se pasó a rascarse el bolsillo. Además de Fernández-Tapias, pasaron por la presidencia Gerardo Díaz Ferrán y Salvador Santos Campano, quienes no movieron un dedo en casi una década.

“Entonces había dinero -ironiza Fernández en conversación con este diario-, pero las cosas han cambiado y vamos a empezar a gestionar esto de forma empresarial”. No tiene más remedio, apenas meses después de acceder al cargo. El Gobierno eliminaba a principios de diciembre el recurso cameral permanente, el canon que las empresas pagan para financiar las Cámaras de Comercio; en el caso de la madrileña, la tasa suponía un 60% del presupuesto. Fernández ya ha anunciado que las restricciones obligarán a adelgazar la plantilla. Es más, según sus cálculos, uno de cada cuatro empleados saldrá de la organización. Casaría mal poner en la calle a un 25% de la plantilla a la vez que se derrocha en alquileres.

“El contrato de alquiler del edificio concluye en año y medio. Después, la plantilla se moverá a alguno de los inmuebles propios que se están rehabilitando. Es una de las medidas recogida dentro del business plan para la viabilidad de la Cámara que ya hemos elaborado y que daremos a conocer en breve”, explica el también vicepresidente primero de la CEOE. Además del Palacio de Santoña, la corporación dispone de un vasto patrimonio inmobiliario. Según explica Fernández, atesora otro edificio en la calle Huertas, además de inmuebles en la Plaza de la Independencia, la calle Serrano o el que acoge el Instituto de Formación Empresarial (IFE), en la calle Pedro Salinas. Demasiada artillería para andar de prestado.

Las salidas “pueden ser un 15%… o un 30%”

Fernández precisó que no está ni mucho menos cerrado el ajuste que afrontará el plantel de la Cámara. El presidente de los empresarios madrileños afirmaba hace apenas una semana en el diario El País que prescindirá de una cuarta parte de una plantilla de 312 personas. “Queremos hacerlo de la manera menos traumática, con prejubilaciones y bajas voluntarias”, aseguraba, en unas declaraciones que encendieron todas las alarmas entre los empleados de la corporación. Nada está cerrado, sin embargo. “Hablé de un 25%, pero puede ser un 15% o un 30%”, matizó ayer. Fuentes sindicales aseguran que la eliminación del canon puede ser “una excusa” para reducir la plantilla. Y recuerdan que no hay razón para precipitarse, ya que las cuotas se devengan con dos años de antelación y se seguirán pagando en 2011 y 2012.

El patrimonio de las Cámaras es una de las cuestiones que está en juego con el cambio legal promovido por el Gobierno. Existe el temor de que estas instituciones pierdan su esencia con la salida de las pymes y se conviertan en lobbies de las grandes empresas, que si mantienen su aportación financiera darán un paso adelante en el control de la gestión. Y podrán manejar un patrimonio más que goloso, sobre todo en el caso de las Cámaras de Madrid y Barcelona. No en vano las cifras de estas organizaciones son de calado. Por ejemplo, el presupuesto de la Cámara de Madrid alcanzaba en 2009 los 75 millones de euros. Y al margen de su patrimonio inmobiliario, está en el accionariado de instituciones como Ifema.

“Somos la segunda Cámara más importante de Europa”, zanja uno de los hombres fuertes de Juan Rosell en la patronal. Sin embargo, niega cualquier problema futuro con el patrimonio de la organización pese al cambio en la normativa. “Las empresas han pagado por ese patrimonio y ellas son su dueño. Otra cosa es que a partir de ahora sólo recibirán los servicios que prestan las Cámaras -formación, etc.- aquellas empresas que paguen su cuota”, zanja. La eliminación del recurso cameral tendrá un impacto considerable en las 88 Cámaras que integran la red, hasta el punto de una gran mayoría quedan abocadas a la desaparición o al subsidio autonómico.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: