Alonso pierde su oportunidad

10 04 2011

Sebastian Vettel impuso la fuerza de la lógica en la segunda carrera de la temporada. De nuevo victoria para el actual campeón que amenaza a todos con marcarse una temporada ‘schumacheriana’, tediosa por su dominio, si el resto no espabila. Líder de principio a fin, cumpliendo con sus deberes en los garajes, sin necesidad de pelea en la pista porque su coche le da un colchón de lujo. No como a Fernando Alonso, obligado al sudor y a rodar al límite donde los errores merodean. [Narración y posiciones]

Una pena el final de carrera del español, que cambió un posible podio por una sexta plaza mediocre. Tenía el cajón a la vista, lo rozaba en lucha feroz con su enemigo íntimo, Lewis Hamilton. Los dos peleaban por la tercera plaza a poco más de 10 vueltas para el final. Button circulaba cómodo más adelante, lejos también del Vettel. La guerra era entre el chico del casco amarillo y del azul.

Se encontraban los dos a esas alturas tras un baile de tres paradas sin la reclamada lluvia, viajando en la montaña rusa en que se han convertido las carreras de Fórmula 1, llenas de pequeños tramos donde los mejores dejan de serlo por momentos. El asturiano sufrió otra salida pésima. Perdió dos posiciones en la guerrilla con los Renault y su propio compañero. Otra vez atascado, otra vez obligado a remontar, una rutina pobre para un teórico aspirante al título.

Desde entonces le tocó al español progresar dentro y fuera de la pista, sacando partido a las paradas y a un monoplaza que otra vez volvió a demostrar una notable mejoría en las larga distancia. Detrás de Vettel en tiempos pero manteniendo el tipo con los McLaren. En la locura de pasadas por el pit lane, por momentos incluso suyo fue el liderato provisional de la prueba. Con 20 giros era tercero y su vuelta era la más rápida en permanente alternancia de posiciones entre los candidatos al podio.

Tiempos que suben y bajan en función de los periodos de vida útil de las ruedas blandas. Ahora corres tú, ahora corro yo. De repente, en un mal recambio de Alonso, Button les pasa a todos y vuelta a empezar. El inglés, siempre listo, sin hacer ruido, faenó para llegar segundo. Y Mark Webber por detrás, también de escalada. Y Hamilton que va y viene.

Tras la tercera parada, el asturiano parte quinto pero gana pronto una plaza y enfoca en la mirilla a su ex de McLaren. Persecución lanzada y sensación estupenda de duelo eterno entre los dos mejores pilotos del momento, a falta de ver a Vettel en verdaderas batallas. El Ferrari iba con las gomas duras, buen ritmo, con color de podio, pero cojo del alerón móvil, estropeado en el momento más inoportuno, cuando había que adelantar a Hamilton.

Así y todo, empeñado en aprovechar la buena salud momentánea de su monoplaza, Alonso intentó la pasada quizá cuando no debía, pasando al límite del coche inglés, al que rozó con la parte delantera izquierda del alerón. Morro arañado seriamente. Precipitación aparente, aunque él terminó echando la culpa a su rival. Carrera arruinada y vuelta a boxes para reparar daños y recoger el castigo de terminar sexto, incluso por detrás de Massa. Hamilton acabó peor, séptimo, obligado a revisión cuando apenas quedaban nada.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: