Vigila tu cabellera

8 06 2011

Una ola de robos afecta a los salones de belleza estadounidenses.

El negocio está en el pelo. Las divas del pop lucen largas y voluptuosas melenas en los escenarios, y todos quieren imitarlas, pero cuando el cabello es escaso o pobre no hay mascarillas que valgan y se imponen las extensiones.

Pero miles de dólares en quilos de mechones de cabello sano suponen un negocio también para mafias y ladrones que ven en el mercado negro del pelo una oportunidad de hacer dinero rápido (y sucio). Tanto es así que las autoridades de EE UU alertan de una ola de robos en los salones de belleza del país, informa la BBC. Los mechones acaban en eBay o en la página de clasificados por internet Craiglist.

El último asalto se produjo en Atlanta, Georgia, donde los ladrones estrellaron su vehículo contra la puerta de una tienda de venta de cabellos y escaparon con un botín valorado en 10.000 dólares. También en el salón My Trendy Place, de Houston, se llevaron pelo recién importado de la India por valor de 120.000 dólares.

Texas y California tampoco se han salvado de tan extraños robos, y los ladrones dejaron un agujero de 175.000 dólares en total, en las cajas registradores de tres salones de belleza.

Según Ceron, propietario de un exclusivo salón de Houston, el número de mujeres que piden extensiones ha aumentado mucho en los últimos años, debido sobre todo a la popularidad de cantantes como Beyoncé o Christina Aguilera, que lucen espléndidas melenas. Su salón hacía unas cinco extensiones a la semana y ahora hace entre 15 y 20, apunta la información de la BBC. “Muchas de mis clientes son tan adictas que se retiran las extensiones para acondicionarlas yse las quieren colocar otra vez el mismo día”, afirma.

Ceron recuerda que en un salón medio, pueden pagarse por un buen manojo de cabellos entre 4.000 y 5.000 dólares, y que muchas mujeres acostumbran a comprar tres o cuatro para diferentes estilos o tonos.

No sólo una cuestión de estilo

Sin embargo, hay otras personas que usan las extensiones tras un agresivo tratamiento contra el cáncer. Lo destaca la propietaria de M.y Trendy Place, Lisa Amosu, quien afirma trabajar “especialmente con supervivientes de cáncer y con mujeres que normalmente no tienen cómo pagar estos tratamientos”, según recoge la BBC.

El comercio internacional del cabello pasa por Rusia y la India, sobre todo, y llega a los salones de EE UU y Europa. En 2008, un documental de la BBC reveló que algunas mujeres indias se rapaban el pelo en rituales religiosos y luego sus mechones eran vendidos.

Fuente: ADN

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: